Sacerdotisa LGBT de Cuba pide represión contra iglesias que se oponen al aborto


A pesar de su nexo con la comunidad gay vinculada al castrismo, la “lider” Elaine Saralegui ha sido catalogada por la fundación NewGeneration (Países Bajos),  como represora de homosexuales.


“Espero que el Gobierno de Bayamo tome acciones”, así cerró la líder LGBT de la Iglesia de la Comunidad Metropolitana (ICM), Elaine Saralegui, un post en el que pedía a las autoridades castristas en esa ciudad oriental reprimir a un grupo provida.

El grupo provida Ayúdame a nacer, liderado por mujeres evangélicas, publicó en redes sociales imágenes en las que oraban frente a un hospital donde se realizan abortos.

“¿Es esto legal? ¿Estas iglesias tienen derecho a ejercer este tipo de violencia en un centro hospitalario”, posteó Saralegui, acompañando sus preguntas de fotos en las que integrantes de Ayúdame a nacer oran por embarazadas en altos estado gestacional?

La mujer, con estrechos vínculos con Mariela Castro y la dictadura cubana, continuó: “¿Hasta cuándo se les dejará hacer estas atrocidades impunemente?”

Desmembrar un feto mediante cortes en las extremidades, incluso en el segundo trimestre de embarazo, es uno de los procedimientos que realizan hospitales como el que refiere Saralegui.

Si bien “el desmembramiento no es un término médico, pero a menudo se usa para describir el proceso por el cual se comete el aborto en el feto”, dijo el Family Research Council en 2021, cuando el Estado de Texas prohibió esa “práctica”, al considerarse inhumana. 

Sobre la oración pública de Ayúdame a nacer, Saralegui consideró que “Hay demasiado simbolismo en hacer esto un día como el de hoy [8 de marzo], que conmemora y afirma la lucha por el derecho a decidir sobre nuestros cuerpos, entre otros derechos”.

Si bien hace referencia al Día Internacional de la Mujer, Saralegui pone en el blanco del régimen cubano con su solicitud para reprimir al colectivo provida a un grupo de mujeres que lideran de forma mayoritaria Ayúdame a nacer.

A continuación, la mujer escribió: “cuerpos [de mujeres] que además han sido abusados por clérigos, curas y pastores santurrones y violadores”, sin embargo, no ofreció evidencias o especificó contra quién iban sus denuncias.

“Sepan señores evangélicos antiderechos que es nuestro cuerpo y nuestro territorio”, concluyó Saralegui, sin explicar que el Derecho a la vida está consignado en la Carta Universal de Derechos Humanos.

Los nexos de Saralegui con la tiranía socialista cubana se hacen más evidentes en 2016, cuando ofreció un homenaje a Fidel Castro, “una persona valiosa que ya no está entre nosotros”, al decir de ella misma.

ICM en Cuba, nacida en Matanzas pocos meses antes de aquella rendición de culto al dictador, propuso un “ministerio abierto y positivo para las personas lesbianas, gays, bisexuales, trans e intersexuales (LGBTI)”, aseguró Saralegui, en una publicación del Diario Rotativo.

La fundación NewGeneration, de cubanos en Países Bajos, también la catalogó junto a varios funcionarios Lgbt del régimen como represora de homosexuales.

 

Lo que sucedió

“Este 8 de marzo el Ministerio Ayúdame a nacer estuvo en el Hospital Provincial Carlos Manuel de Céspedes de Bayamo y en el Centro de Genética Provincial haciendo un Acto Profético intercediendo delante de nuestro Padre Celestial pidiendo misericordia por el pecado del aborto”, informó horas antes de la arremetida de Saralegui una de las integrantes del grupo provida en su perfil de Facebook.

El post detalló que en la tarde “fueron declaradas palabras de vida sobre este lugar donde tantos abortos son planificados y ejecutados” y “oraciones por el personal de salud y por las embarazadas allí ingresadas”.

Según el texto, estuvieron representadas tres Iglesias distintas, “una intercediendo en oración y haciendo guerra espiritual, dos saliendo de los marcos de nuestros templos”.

La publicación siguió: “Que el Espíritu de Dios continúe defendiendo a través de su pueblo unido la vida de los indefensos bebés no nacidos”.

La perspectiva ética de los grupos provida no solo se sustenta en la teología, sino en avances fundamentales de la ciencia como la ecografía 3D o el Proyecto del Genoma humano.

“La ciencia ha demostrado en forma fehaciente que la vida humana comienza con la fecundación, es decir, con la fusión de un óvulo y un espermatozoide”, ha explicado la conocida pediatra argentina Zelmira Bottini de Rey.

“A partir de ese momento se está en presencia de un nuevo ser, que se irá desarrollando de manera coordinada, continua y gradual -profundizó la también experta en bioética. En el embrión, la construcción es autónoma y guiada por un programa definido por el propio genoma desde el primer momento de la aparición de ese individuo. La finalidad de ese programa es alcanzar el desarrollo del individuo adulto”.

Bottini de Rey añade que se ha demostrado que ese programa autónomo establece los ejes del desarrollo embrionario que comienzan a definirse en las horas siguientes a la fusión de los gametos, y que “a las 24 horas de vida se produce la primera división celular y cada una de las dos células activa en forma diferencial ciertos genes que determinan un destino diferente para ellas: de una derivarán los precursores del embrión y de la otra, los de la placenta”.

 

Cristianos del Ministerio Ayúdame a Nacer oran por las pacientes del Hospital Provincial Carlos Manuel de Céspedes y en el Centro de Genética Provincial de Bayamo.

 

Entrada siguiente

Ucrania dice que Rusia exige la rendición y que eso no es aceptable

jue Mar 10 , 2022
El Gobierno ucraniano afirmó que Rusia le ha transmitido hoy que seguirá con su ataque hasta que se cumplan sus demandas y que eso significa la rendición, algo que “no […]
blank

A %d blogueros les gusta esto: