Tribunal de Perú restituye controvertido indulto a expresidente Fujimori y dispone su libertad

El Tribunal Constitucional de Perú decidió el jueves restituir un controvertido indulto del expresidente Alberto Fujimori, que cumple una condena de 25 años de prisión por violación a los derechos humanos, un fallo que ha generado criticas de familiares de las víctimas de abusos y el rechazo del gobierno.

Fujimori, de 83 años, fue indultado en vísperas de la Navidad del 2017 por el expresidente Pedro Pablo Kuczynski, decisión que fue revocada en octubre del 2018 por la Corte Suprema al considerarla irregular luego de la intervención de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

La decisión de la máxima corte de Perú restablece el indulto y abre la puerta para que sea cuestionado otra vez en la CIDH con sede en Costa Rica, aunque un nuevo fallo podría demorar meses, dijo Jo-Marie Burt, un alto funcionario miembro de la Oficina de Washington para Asuntos Latinoamericanos, publica Reuters.

FOTO DE ARCHIVO-El expresidente de Perú Alberto Fujimori asiste a un juicio como testigo en la base naval de Callao
FOTO DE ARCHIVO-El expresidente de Perú Alberto Fujimori asiste a un juicio como testigo en la base naval de Callao

“Las organizaciones que representan a las víctimas en Perú ya pidieron a la Corte (Interamericana) que se reúna y revise esta decisión (…) de hecho, presentaron la solicitud ayer (miércoles)”, dijo Burt en diálogo telefónico con Reuters.

El Tribunal Constitucional de Perú aprobó por 4-3 el recurso que dispone liberar a Fujimori, quien podría abandonar la prisión el lunes o martes según su abogado César Nakazaki.

“Acabo de conversar con el presidente”, dijo frente al penal donde esta recluido Fujimori. “Se ha emocionado, ha sentido gran alivio, era injusto que muera en la cárcel”, agregó.

El exmandatario fue condenado por haber sido autor mediato de la matanza de 25 personas en los casos Barrios Altos en 1991 y la Universidad La Cantuta en 1992, mientras su Gobierno luchaba contra la guerrilla izquierdista de Sendero Luminoso.

Fujimori, quien gobernó Perú entre 1990 y 2000, es una figura altamente polarizadora, cuyo legado político perdura en el partido de derecha Fuerza Popular controlado por su hija Keiko que perdió el año pasado unas apretadas elecciones presidenciales frente al izquierdista Pedro Castillo.

“Estamos coordinando ver a donde se va quedar mi Papá. Su situación es bastante frágil”, dijo Keiko Fujimori a periodistas. “Ha recibido la noticia con prudencia”, acotó.

Horas después del nuevo fallo, el mandatario Castillo rechazó la decisión y afirmó que es producto de una “crisis institucional” que vive Perú, en referencia a su discurso esta semana en el Congreso en que criticó a varios organismos jurisdiccionales como el Tribunal Constitucional.

“Los órganos de justicia internacional a los que el Perú está adscrito y el Estado de derecho deberán cautelar el ejercicio efectivo de la justicia para el pueblo”, afirmó.

Eloy Espinosa-Sadaña, uno de los miembros de la corte, explicó a la radio local RPP que en el tribunal un grupo alegó por la libertad de Fujimori por motivos de salud y otro que sostenía que debía mantenerse en prisión debido a un pronunciamiento anterior de la Corte Interamericana de Derechos Humanos que se había mostrado en contra del indulto.

La semana pasada Fujimori, de 83 años y que gobernó el país minero entre 1990 y el 2000, había ingresado a una clínica por una dolencia cardiaca y en lunes fue dado de alta médica.

Fujimori está preso en una base policial en Lima, donde según sus médicos sufre de úlceras en el estómago, hipertensión, fibrosis pulmonar y ha pasado por varias operaciones en la lengua por lesiones cancerígenas.

Sus simpatizantes lo recuerdan como un líder de mano dura que salvó al país del terrorismo y una hiperinflación del 7.500 por ciento cuando el profesor de matemática llegó al poder.

Pero sus detractores afirman que fue un déspota que disolvió el Congreso en 1992, juzgó a sus enemigos de movimientos insurgentes ante tribunales encapuchados y violó los derechos humanos para mantenerse durante una década en el poder.

Grupos de izquierda convocaron protestas más tarde el jueves. El primer indulto llevó a miles a salir a las calles. En tanto, decenas de simpatizantes de Fujimori con banderas rojo y banco llegaron al frontis del penal donde está recluido.

Observadores y opositores habían denunciado que el indulto recibido por Fujimori había sido producto de una negociación política, porque el beneficio se le concedió poco después de que Kuczynski logró eludir su destitución en el Congreso gracias al voto de legisladores vinculados al partido del exmandatario.

La Corte Suprema había anulado el indulto a Fujimori en el 2018 tras considerar que hubo irregularidades en el proceso y que el beneficio carecía de razones jurídicas. Además alegó que Fujimori no sufría de una enfermedad terminal.

Burt dijo que espera que la Corte Interamericana emita una decisión similar ahora, aunque el abogado Nakazaki dijo que pensaba que el indulto podría sobrevivir a la impugnación.

“El perdón es correcto”, dijo Nakazaki a periodistas.

Gisela Ortiz, exministra de Cultura y familiar de una de las víctimas, rechazó el fallo y afirmó que espera una pronta reacción de la Corte Interamericana de Derechos Humanos. “Como familiares sentimos que nuestro derecho ha sido atropellado”.

Foto: El-Mundo

Vìa: Reuters

Entrada siguiente

Juez de Tribunal Supremo de Brasil ordena bloquear Telegram

sáb Mar 19 , 2022
El juez Alexandre de Moraes, del Supremo Tribunal Federal de Brasil, ordenó el viernes suspender el servicio de la aplicación de mensajería Telegram en el país sudamericano, por considerar que […]
blank

A %d blogueros les gusta esto: