Rusia bombardea dos hospitales y otro depósito de combustible en Ucrania

El equipo de cuatro personas de MSF, que se había desplazado desde su base en Odesa, se encontraba en Mikoláiv porque colabora con una organización local, explicó a la agencia Efe una portavoz de la organización humanitaria.

Según su testimonio, hacia las 15:30 horas locales, cuando entraban en el hospital oncológico que se ocupa de los heridos, los alrededores del centro recibieron un bombardeo.

En un comunicado, el jefe de la misión de MSF en Ucrania, Michel Olivier Lacharité, contó que en una decena de minutos su personal pudo presenciar varias explosiones. Al salir, vieron heridos “y al menos un cadáver”, añadió Lacharité, que reconoció no poder dar el número exacto de víctimas.

Los miembros del equipo de la ONG se pusieron a resguardo. Las ventanas de su vehículo, que estaba aparcado delante de la entrada del hospital, se reventaron a causa de las deflagraciones, publica DW.

Hospital del distrito de Volnovacha, afectado por los bombardeos en Mikolaiv.
Hospital del distrito de Volnovacha, afectado por los bombardeos en Mikolaiv. Foto: Internet

Además, los ataques también alcanzaron el hospital pediátrico, que se encuentra a unos 300 metros y los trabajadores humanitarios observaron pequeños agujeros en el suelo en una amplia superficie, lo que les hizo pensar que se habían podido utilizar bombas de fragmentación.

Este armamento está prohibido desde 2010 por una convención internacional, pero potencias como Rusia, Estados Unidos o China no la han ratificado.

El jefe de la misión denunció que “bombardear una zona tan amplia en un barrio residencial por la tarde no puede más que causar víctimas civiles y afectar a edificios públicos”.

Además, recordó que el domingo también fue bombardeado el hospital número 5, al sur de Mikoláiv, el tercero en dos días. Y pidió que ni los hospitales, ni los pacientes ni el personal médico sean objetivos militares.

La base que ha establecido MSF en la ciudad portuaria de Odesa, a unas pocas decenas de kilómetros de Mikoláiv, trabaja sobre todo en la organización de talleres para preparar a los profesionales sanitarios a la gestión de llegadas masivas de heridos.

Por el momento no ha establecido una actividad estable en esta última ciudad precisamente “a causa de los ataques” que se han producido allí, puntualizó la portavoz.

De acuerdo con las informaciones de la Fiscalía General del Estado de Ucrania, en los ataques rusos del pasado lunes en Mikoláiv hubo al menos 12 muertos entre los habitantes.

El Ejército ruso lanzó esta noche un ataque aéreo en el sur de Ucrania contra una instalación petrolera en Novomoskovsk, en la región de Dnipropetrovsk, en lo que parece otro intento de Moscú de destruir las infraestructuras del país vecino.

Según el presidente del Consejo Regional de Dnipropetrovsk, Mykola Lukashuk, “un ataque con cohetes golpeó el depósito de petróleo en Novomoskovsk” y “otro cohete alcanzó una planta en el distrito de Synelnykove”.

“Afortunadamente, nadie murió ni resultó herido en el bombardeo”, dijo la autoridad regional en su cuenta de Twitter, informaron las agencias locales ucranianas.

Por su parte, el jefe de la Administración Militar Regional de Dnipropetrovsk, Valentyn Reznichenko, confirmó este ataque en su cuenta de Telegram.

“La noche fue alarmante y difícil. El enemigo atacó nuestra región desde el aire y golpeó el depósito de petróleo y una de las plantas.

El depósito de petróleo con combustible fue destruido”, aseguró. Reznichenko describió el gran incendio producido por el bombardeo, que quemó gran parte del combustible allí almacenado, se prolongó durante más de ocho horas. Aunque “afortunadamente, nadie resultó heridos”, precisó más tarde.

También el ayuntamiento de la ciudad informó del ataque en el que, según sus datos, cinco depósitos resultaron destruidos y afectó a un área superior a 500 kilómetros cuadrados. Hasta 46 bomberos trabajaron en la extinción del fuego.

Esta no es la primera vez que el Ejército ruso lanza ataques contra infraestructuras estratégicas en Ucrania desde que invadió el país el pasado 24 de febrero.

Precisamente, el pasado fin de semana fueron atacadas dos refinerías de petróleo ucranianas, la de Kremenchuk, en el centro de Ucrania y la mayor del país, y la de Odesa, ciudad estratégica portuaria del sur que no había sido objeto hasta ese momento ataques importantes.

 

Foto: @transdocnoticia

Vía: DW

¿Qué opinas al respecto?

Entrada siguiente

Evangélicos cubanos ponen a correr a la dictadura de Díaz Canel

mié Abr 6 , 2022
Bastaron menos de 15 minutos de palabras de un académico evangélico para que los socialistas cubanos corrieran como pollo sin cabeza, y reivindicaran el derecho a la censura que tan […]
blank

A %d blogueros les gusta esto: