Rusia y Ucrania: seis semanas de devastación y resistencia en Ucrania mientras el resto del mundo trata de lidiar con los efectos del conflicto

Las predicciones al comienzo de la invasión de una rápida victoria rusa se vieron alteradas por la voluntadde los ucranianos de defender su país, pero la guerra se está convirtiendo en una larga lucha que aún podría poner en peligro al resto del mundo.

Recuerden lo que ocurrió en Kiev después de que los rusos iniciaran su invasión: miles de personas abarrotaron las plataformas ferroviarias en medio de un frío extremo, empujando para tomar cualquier tren que se alejara de los rusos.

En su apogeo, en la semana que se extendía entre finales de febrero y principios de marzo, 50.000 personas se movían hacia el oeste desde la estación de Kiev todos los días.

Los vagones oxidados que parecían haber pasado años jubilados en alguna vía muerta se pusieron nuevamente en servicio para poder acomodar decenas de servicios adicionales, publica BBC.

Soldados ucranianos rinden homenaje a uno de los suyos en un funeral militar.
Soldados ucranianos rinden homenaje a uno de los suyos en un funeral militar. BBC

La mayoría de los pasajeros eran mujeres y niños. Los hombres se quedaron. La ley establecía que no podían abandonar el país ya que Ucrania los necesitaba para luchar.

No vi ninguno que se sintiera forzado a enlistarse. En su mayoría, era una nación de voluntarios.

La población de Kiev de alrededor de 4 millones se redujo a la mitad. Algunas de las mujeres que no se fueron se pusieron uniformes para pelear.

Afuera de un centro de voluntarios conocí a una mujer llamada Katrine que abrazaba a Nikita, su hijo de 18 meses. Fue una reunión breve mientras su unidad rotaba por Kiev.

Katrine era una francotiradora que decía que estaba lista para matar para darle un futuro a su hijo.

Mientras conducía hacia Kiev desde el sur unos días después de la invasión, un convoy ruso de 40 millas de largo se dirigía hacia la ciudad desde el norte y el noroeste, desde Bielorrusia, el aliado de Rusia.

Bielorrusia es el tipo de vecino que quiere el presidente de Rusia, Vladimir Putin. Su líder, Alexander Lukashenko, está feliz de contar con el patrocinio de Putin y de aceptar un papel como Estado cliente de Rusia.

Aun así, Lukashenko no envió sus tropas a Ucrania, lo que muchos habían asumido era parte del plan de batalla del Kremlin.

Quizás incluso Putin aceptó que la lealtad tiene sus límites.

Todo el mundo en Kiev temía lo peor. El centro de la ciudad estaba casi vacío, excepto por hombres armados y ansiosos en los puestos de control que estaban listos para creer que cualquiera que se comportara de una manera que no les gustaba era un saboteador ruso.

El estruendo de las explosiones llegaba desde las afueras de la ciudad. Todos temían que los todopoderosos rusos estuvieran a punto de rodear Kiev y atacar.

En mi primera noche decidí no dormir en el refugio del hotel, en el segundo sótano. Estaba abarrotado y sin aire, y el centro de la ciudad no había sido atacado. Parecía un juego de azar.

Pero mientras escribo esto, seis semanas después, en la misma habitación de hotel en el cuarto piso, el hermoso e histórico centro de Kiev aún no ha sido atacado, a pesar de que está dentro del alcance de los misiles y la fuerza aérea de Rusia…….

Foto: Reuters

Vía: BBC

¿Qué opinas al respecto?

Entrada siguiente

Ucrania busca dura respuesta tras ataque letal a estación

sáb Abr 9 , 2022
El presidente de Ucrania, Volodymyr Zelenskyy, dijo que quiere una dura respuesta global luego de un ataque con un misil sobre una estación de tren abarrotada de civiles que trataban […]
blank

A %d blogueros les gusta esto: