La mayor misión de Kamala Harris está en América Latina. Pero no ha hecho muchas visitas a la zona

La vicepresidenta Kamala Harris sólo ha pasado tres días en América Latina desde que el presidente Biden le asignó hace 15 meses la tarea de abordar las cuestiones migratorias en Centroamérica, la mitad del tiempo que la primera dama Jill Biden dedicó durante un único viaje a la región el mes pasado.

La falta de viajes es un recordatorio de lo que algunos observadores ven como una ambivalencia de Harris hacia un tema de alto perfil que es políticamente tenso en casa y desafiante en el extranjero.

El tema de la migración ocupará sin duda un lugar central en la Cumbre de las Américas, una reunión de naciones de todo el hemisferio occidental destinada a mostrar el liderazgo de Estados Unidos en la región, mientras la administración de Biden trata de hacer frente a desafíos tan complejos como la pandemia del COVID-19 y el cambio climático, publica Los Angeles Times.

Harris y otros altos funcionarios estadounidenses se han esforzado en las últimas semanas por reforzar la asistencia a la cumbre, que algunos países han amenazado con boicotear por la decisión del gobierno de Biden de excluir a los líderes de Cuba, Venezuela y Nicaragua.

“No sé si Centroamérica sigue siendo una prioridad en la agenda de Estados Unidos… en este año electoral”, dijo Álvaro Montenegro Muralles, uno de los fundadores de un grupo llamado Justice Now en Guatemala, que se reunió con Harris el año pasado. Esa falta de enfoque consistente, que es anterior a Harris, ha sido uno de los problemas de Estados Unidos para mantener una estrategia a largo plazo, dijo.

La falta de viajes es un recordatorio de lo que algunos observadores ven como una ambivalencia de Harris hacia un tema de alto perfil que es políticamente tenso en casa y desafiante en el extranjero.

El tema de la migración ocupará sin duda un lugar central en la Cumbre de las Américas, una reunión de naciones de todo el hemisferio occidental destinada a mostrar el liderazgo de Estados Unidos en la región, mientras la administración de Biden trata de hacer frente a desafíos tan complejos como la pandemia del COVID-19 y el cambio climático, publica Los Angeles Times.

Harris y otros altos funcionarios estadounidenses se han esforzado en las últimas semanas por reforzar la asistencia a la cumbre, que algunos países han amenazado con boicotear por la decisión del gobierno de Biden de excluir a los líderes de Cuba, Venezuela y Nicaragua.

“No sé si Centroamérica sigue siendo una prioridad en la agenda de Estados Unidos… en este año electoral”, dijo Álvaro Montenegro Muralles, uno de los fundadores de un grupo llamado Justice Now en Guatemala, que se reunió con Harris el año pasado.

Esa falta de enfoque consistente, que es anterior a Harris, ha sido uno de los problemas de Estados Unidos para mantener una estrategia a largo plazo, dijo.

Los especialistas afirman que la falta de compromiso de Harris en la región -en parte debido a la falta de fiabilidad en los gobiernos con los que tiene que tratar- ha obstaculizado su capacidad para comprometer a sus líderes en una serie de retos políticos.

Harris tampoco ha sido una pieza clave en el intenso esfuerzo por persuadir al presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, de que abandone su amenaza de boicot a la cumbre, ni se ha desplazado a América Latina como Jill Biden, que recientemente pasó seis días en Ecuador, Panamá y Costa Rica promocionando la cumbre.

“No se la percibe como una persona creíble en lo que respecta a América Latina”, dijo Michael Shifter, ex presidente del centro de estudios Diálogo Interamericano en Washington.

“No se ha establecido su presencia entre los latinoamericanos”. Biden pidió a Harris el año pasado que se ocupara de las causas fundamentales de la migración desde Honduras, Guatemala y El Salvador, luego de que habitantes de esos países, salieron en un número récord.

La migración desde la región se ha disparado debido a una red de factores, como la pobreza, la corrupción, el racismo, las enfermedades, los desastres naturales y la violencia de los grupos delictivos.

Es una tarea de enormes proporciones, de la que el propio Biden se encargó en 2014 cuando era vicepresidente del presidente Obama.

A pesar de la vasta experiencia de Biden como protagonista de la política exterior en el Senado, tampoco consiguió frenar la emigración de la región ni contribuir de forma apreciable a mejorar las condiciones allí.

Aunque los problemas son más difíciles hoy que hace una década, muchos veteranos de la política latinoamericana vieron la oportunidad de que Harris ampliara la tarea y se posicionara como un actor clave en todo el hemisferio, tal y como había hecho Biden, incluso antes de que se le pidiera oficialmente que trabajara en Centroamérica.

El entonces vicepresidente viajó a América Latina 16 veces a lo largo de ocho años.

“Estaba haciendo una diplomacia dura. … No era ir a mostrar la bandera y comer la cocina local”, dijo Eric Farnsworth, que dirige la oficina en Washington del Consejo de las Américas y la Sociedad de las Américas, un centro de estudios centrado en la región.

“Ese tipo de papel es el que muchos anticipamos que haría el actual vicepresidente”. Farnsworth atribuye a Harris el mérito de haber atraído “la atención de alto nivel a algunas cuestiones realmente difíciles” en los tres países que se le encomendó mejorar.

Pero también señaló que no ha habido mucho progreso. “¿Hemos visto un cambio dramático en Centroamérica?”, añadió. “La respuesta es no”. Un funcionario de la Casa Blanca que declinó ser nombrado dijo que Harris se ha metido de lleno en el trabajo, al menos como lo ha definido Biden.

La vicepresidenta ha ayudado a dirigir 1.200 millones de dólares en inversión privada a los tres países, ha anunciado un grupo de trabajo contra la corrupción establecido por el Departamento de Justicia y un grupo de trabajo federal contra el tráfico de personas, junto con estrategias destinadas a gastar mejor los recursos estadounidenses para el desarrollo……..

Por: Noah Bierman

Foto: Internet

Vía: Los Angeles Times

 

 

¿Qué opinas al respecto?

Entrada siguiente

Feministas cubanas aprovechan Cumbre de las Américas para recabar apoyo a sus principales demandas

mar Jun 7 , 2022
Varios grupos feministas independientes de Cuba han pedido esta semana en carta pública que se divulguen sus demandas para exigir derechos para las cubanas y acciones contra la violencia de […]
blank

A %d blogueros les gusta esto: