El contundente alegato del fiscal de la causa Vialidad: Báez era Néstor Kirchner, era Cristina Fernández

El fiscal federal Diego Luciani le hizo duras acusaciones a la vicepresidenta Cristina Kirchner en los alegatos del juicio Vialidad, por supuesta corrupción en la adjudicación de obra pública al empresario Lázaro Báez en Santa Cruz: “Báez era Néstor Kirchner, era Cristina Fernández”.

Cristina Kirchner está acusada en la causa de ser la jefa de una asociación ilícita que direccionó contratos millonarios de obra pública en Santa Cruz en favor de Báez a cambio de retornos a través de los hoteles de la vice. La titular del Senado sigue la audiencia por Zoom.

Tras la feria judicial se realiza la etapa final del proceso a cargo del Tribunal Oral Federal 2 en que el fiscal de juicio pidió nueve audiencias para presentar las pruebas. Luciani acusó a Néstor y Cristina Kirchner de haber montado “un auténtico y eficaz sistema de corrupción”.

Luciani advirtió que “entre 2003 y 2015 funcionó una asociación ilícita que tuvo como jefes a Néstor y Cristina Kirchner”, y que hubo “una defraudación millonaria”, publica TN.ar.

El fiscal dijo que hubo “una de las matrices de corrupción más extraordinarias que lamentablemente y tristemente se hayan desarrollado en el país, por las características especiales de la asociación”.

Luciani advirtió que esta asociación ilícita “burló órganos de control para enmascarar los principios de la organización criminal” y que creó un “sistema de corrupción estructural con beneficios obscenos para Lázaro Báez con un perjuicio multimillonario para el Estado”.

El fiscal se refirió a Báez en el juicio por corrupción en la obra pública como “socio comercial de Néstor Kirchner y de su esposa” y los responsabilizó de haber provocado un “perjuicio económico y social inconmensurable”.

Luciani habló de “una asociación ilícita piramidal que tuvo en su cúspide a quienes fueron jefes de Estado y de la que participaron diversos funcionarios públicos que en paralelo al plano legal pero valiéndose de sus competencias prestaron los aportes necesarios”.

El fiscal citó la declaración del presidente Alberto Fernández en este juicio: “El entonces presidente de la Nación, Néstor Kirchner, y Lázaro Báez eran amigos íntimos, esto no está en discusión, no está controvertido.

La misma Cristina Fernández lo admitió en su declaración indagatorio.

También el actual presidente de la Nación, el doctor Alberto Fernández, corroboró esa estrecha vinculación en su declaración testimonial, al manifestar que a Lázaro Báez se lo presentó Néstor Kirchner en el año 2003, 2004, en El Calafate, en circunstancias en que acompañó a Néstor, que estaba terminando su casa, y Lázaro Báez estaba allí, en el parque”.

Para Luciani, Néstor y Cristina Kirchner “instalaron y mantuvieron una de las matrices de corrupción más extraordinarias que se hayan desarrollado en el país”.

El fiscal dijo que “las 51 licitaciones analizadas buscaron eliminar la competencia para que Báez fuera beneficiado ilícitamente con contratos millonarios” y calificó como “una ficción” la supuesta competencia que tenían las empresas de Báez: “Fue una maniobra burda para montar un escenario de libre competencia”.

Luciani advirtió que “una parte importante de las obras adjudicadas a Báez no fueron autorizadas por el Congreso al momento de sancionar el Presupuesto” y consideró que “la corrupción parasitó todos los controles”.

El fiscal alertó que “había un método eficaz para asfixiar a las empresas” y que “Lázaro Báez se aprovechó y se apoderó en las sombras de diversas firmas”.

Para Luciani en los gobiernos K no hubo “mala gestión de la obra pública o contratos mal adjudicados”: “Era una situación endémica, la regla era el abuso de poder, la ilegalidad y la arbitrariedad, fueron 51 las obras adjudicadas a Lázaro Báez, amigo de Néstor Kirchner”.

El fiscal dijo que “los resultados de la inversión vial no solo fueron un despropósito: fueron nefastos, las obras no se culminaron y el Estado erogó millones ciegamente”.
Luciani cuestionó que Lázaro Báez “de un día para el otro se convirtió en empresario de construcción, pasó de ser empleado de banco a ser empresario de la construcción y el Estado, con los impuestos que pagamos todos los ciudadanos, le confió el 78,4% de la obra vial de Santa Cruz”.

El fiscal criticó la posición de la Unidad de Información Financiera (UIF), que pidió la absolución para Cristina Kirchner: “El trabajo de la UIF fue temerario. No valoraron la prueba y la escasa prueba que valoraron, la tergiversaron, debió explicar por lo menos mínimamente por qué descartó la cuantiosa prueba”………

Foto:  actualidadenfoco

Vía: TN.ar

¿Qué opinas al respecto?

Entrada siguiente

España insiste: no reconoce a Kosovo porque su declaración de independencia fue unilatera

lun Ago 1 , 2022
El presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, y el primer ministro de Albania, Edi Rama, exhibieron este lunes sus diferencias sobre la independencia de Kosovo, aunque hubo unidad en el […]
blank

A %d blogueros les gusta esto: