Extrañas energías en el Coral Castle. ¿Qué esconde este jardín de piedras en Miami?

Hace más de 80 años un hombre, protegido por la oscuridad, movía piedras de varias toneladas, en un terreno apartado muy al sur de Miami. Construía un “castillo” para su amada, una joven de 16 años que lo abandonó un día antes de la boda, y que nunca quiso seguirlo en su aventura en la Florida.

Edward Leedskalnin, un inmigrante de Letonia que llegó con el corazón roto, construyó el Coral Castle, que, más que un castillo, es un jardín de esculturas al borde la US1, en camino a los Cayos.

Una obra de ingeniería que parece una proeza para muchos seres humanos y aun lo es más para un individuo de poco más de 100 libras, que padeció tuberculosis y que solo había estudiado hasta el cuarto grado.

¿Cómo movió Ed las piedras? ¿Por qué hacerlo en medio de la noche? ¿Existió un primer Coral Castle? ¿Qué tienen que ver Stonehenge, el Taj Mahal y las pirámides de Egipto con la obra de toda la vida de un hombre enamorado? ¿Por qué nunca quiso compartir su secreto de arquitecto del misterio? ¿Adónde fueron a parar los billetes de a $100 que se encontraron después de su muerte?

Esas son algunas de las preguntas que contesta este episodio de Miami Oculto, que entrevista a Andrea Llano, una chilena que vio el Castillo de Coral a los 12 años en su primera visita a Miami, publica El Nuevo Herald.

El Coral Castle fue construido con piedras de varias toneladas en un terreno al sur de Miami por el inmigrante Edward Leedskalnin. Convertido en una atracción turística, hoy puede recorrerse con ayuda de guías que explican los secretos que encierran estas piedras. Gaston De Cárdenas El Nuevo Herald

Ella esperaba conocer a Mickey Mouse, pero el destino le puso en el camino este castillo, y ahora, convertida en guía de turismo desde hace cinco años, nos devela algunos secretos de la historia del castillo y su constructor.

En ese campo florido, de sillas reclinables de piedra, mesa en forma de corazón y fuentes de agua que sirven como escenario a fiestas de boda y celebraciones de enamorados, se sienten energías extrañas.

Los teléfonos celulares se paran, los mensajes de texto entran todos juntos como huracán, cuenta Llano sobre lo que han experimentado algunos visitantes en el Castillo de Coral.

Llano también comparte su roce con lo paranormal en el Coral Castle. ¿Qué era esa figura de simio que se aparecía por detrás en un video? Solo tres personas debían estar en el encuadre y de momento había cuatro.

Mientras le encontramos una explicación, no toque las piedras del Coral Castle, no porque alguna energía quiera dejar sentir su presencia, sino porque este es el legado de Edward Leedskalnin, un auténtico “Florida Man”, que dejó un monumento al amor, que desde 1984 forma parte del Registro Nacional de Lugares Históricos.

POR SARAH MORENO, JESSICA SERRANO, Y ESTHER PICCOLINO

Foto: frvta.org

Vía: El Nuevo Herald

Entrada siguiente

Balsero cubano llega a EEUU en su intento #44, y está en trámites de asilo político

mié Ago 17 , 2022
Andy de la Torre, que fuera rescatado junto a otros dos cubanos por el Servicio de Guardacostas de los Estados Unidos el pasado 26 de julio, tras pasar 24 días […]
blank

A %d blogueros les gusta esto: