Régimen continúa intimidando a pobladores de Nuevitas y les prohíbe cualquier tipo de manifestación

El joven Regnery Medina Pupo, participante de las protestas del 18 y 19 de agosto en Nuevitas, Camagüey, está acusado por el delito de desórdenes públicos, confirmó a Radio Televisión Martí, su esposa Yainelys Arango Utra.

Sus interrogadores “parece que quieren que diga una cosa y él está diciendo que no, que él no hizo lo que ellos quieren que diga. Por eso dicen que está ‘negativo’.

Medina, detenido desde el 24 de agosto, en el cuartel provincial de la Seguridad del Estado de la capital camagüeyana, conocida como Villa María Luisa, recibió este lunes su primera visita reglamentaria, publica Radio TV Martí.

“Entré a la una porque entran los familiares de un solo preso. Las visitas solo son de 15 minutos, y no puedes preguntar ni hablar con él sobre el caso, ni de la acusación. Solo darle el almuerzo que le llevas y hablar de temas familiares; con un oficial que está allí de custodia”, relató la mujer.

“No pude hablar con el instructor porque me pasé un rato esperándolo y lo único que me decía es que estaba atendiendo la visita.

Hoy fue que pude ponerle el abogado. El contrato me costó casi 5000 pesos. El abogado va a hacer todo lo posible, lo más rápido, para ver el expediente, ir a visitarlo y dar respuesta a mis dudas. Estoy triste por esto, porque su niña está muy triste también, y me duele ver a mi hija así”, contó la señora.

Entretanto, la policía política en Nuevitas continúa repartiendo intimidaciones y advertencias a los indefensos pobladores de la localidad.

“Los agentes “hablan contigo de una manera que te amenazan: Si alguien me llama no puedo dar información, que evite hacer directas en las redes contando lo que ha pasado porque entonces estoy incurriendo en un delito”, indicó Arango Utra.

“Yo tuve el gusto de decirles: ‘la televisión dice que los cubanos tenemos derecho a manifestarnos pacíficamente’. ¿Sabes cuál fue la respuesta? ‘En Cuba no hay marcha ni impacífica ni pacífica. Yo le dije ‘entonces estamos viviendo en una mentira. Y no me respondió”, subrayó la mujer.

Yeineris Arango Utra y Regnery Medina Pupo son los padres de Jennifer Haily, una de las niñas golpeadas por la policía durante la detención del manifestante José Armando Torrente.

Dos de las tres menores que denunciaron haber recibido daños por parte de efectivos policiales, entre ellas Jennifer Haily, fueron llevadas, el jueves pasado, a la sede de la Seguridad del Estado, junto a sus madres, a un interrogatorio con oficiales del Departamento de Atención a Menores del Ministerio del Interior (MININT).

Organizaciones independientes han documentado, actualmente, 14 personas arrestadas en relación con las demostraciones de Nuevitas y el poblado aledaño de Camalote, donde, de igual modo, ocurrieron protestas el 19 de agosto.

Foto: Twitter @IRIglobal

Vía: Radio TV Martí

¿Qué opinas al respecto?

Entrada siguiente

Ante riesgo de radiación, la Unión Europea entrega a Ucrania cinco millones de pastillas de yoduro potásico

mar Ago 30 , 2022
El yoduro de potasio es una sal de yodo no radiactivo que puede ayudar a impedir que la tiroides absorba el yodo radiactivo, por lo que protege a la tiroides […]
blank

A %d blogueros les gusta esto: