La purga de la cúpula militar y otras 3 inéditas medidas con las que Petro sacude a las Fuerzas Armadas de Colombia

La política de Defensa y Seguridad del nuevo presidente de Colombia, Gustavo Petro, ha sido calificada como “ambiciosa”, “audaz” y, para los más críticos, “provocadora”.

Petro llega al poder con dos propósitos en la materia: la “paz total” y la “seguridad humana”, como las llama él.

La primera consiste en pactar tratados de paz con los casi 30 grupos armados vigentes en el país. La segunda intentará brindar seguridad ya no a través de la vigilancia o la persecución de criminales, sino de oportunidades, acceso a servicios básicos e infraestructura.

El adjetivo ambicioso es, sin duda, el que más consenso genera.

Petro llegó a la presidencia tras una virtuosa carrera política de denuncia de la corrupción y de la violación de los derechos humanos.

Su plan para la paz de Colombia va en esa línea: dejar atrás las estrategias guerreristas y persecutorias heredadas de la Guerra Fría, impulsar un debate internacional sobre la legalización de las drogas y transformar de raíz el modelo económico desigual que, según él, promueve la guerra en el país, publica BBC.

Funeral tras masacre en Colombia
Getty Images Desde que Petro llegó al poder se han producido 11 de las 72 masacres que van este año

El empeoramiento de la violencia en Colombia ha continuado en el mes que Petro lleva en la presidencia: se han reportado 12 masacres de las 73 que van en el año y 13 líderes sociales han sido asesinados.

El viernes, una emboscada a la policía dejó sieteagentes muertos y añadió presión a un gobierno que, según los expertos, no termina de esclarecer cómo es que va a lograr paz en medio de la guerra que el Estado aún libra contra grupos guerrilleros y del narco pese al acuerdo de paz firmado con las FARC en 2016.

Para su proyecto, Petro necesita a las Fuerzas Armadas de su lado, pero sus primeras iniciativas dentro del ámbito militar y policial parecen haber generado más preocupación que confianza.

“Todo lo que se ha venido presentando en este primer mes ha sido una montaña rusa que nos tiene a todos con los pelos de punta, sin saber realmente para dónde vamos”, dice John Marulanda, un influyente coronel de la reserva activa del Ejército.

Desde un lugar distinto, el experto en Seguridad Jorge Mantilla apunta a una preocupación similar: “Hay un alto grado de improvisación y de desarticulación de los anuncios, y eso complica la relación con la Fuerza Pública, cuyo rol en la estrategia de seguridad no es claro (…) La seguridad humana, que en teoría ofrece ampliar la oferta de bienes y servicios del Estado, rebasa las atribuciones de esa institución”.

Daniel García-Peña, exnegociador de paz y director de la ONG Planeta Paz, comparte la preocupación sobre falta de claridad y la reacción de las Fuerzas Armadas, pero se muestra más optimista: “La conflictividad en Colombia cambió y se requería repensar la estrategia del Estado para enfrentarla. Las primeras decisiones de Petro eran necesarias, mandan mensajes claros sobre las prioridades en el tema y se tenían que tomar rápido, en un momento de apoyo popular, político, de legitimidad”.

“La Seguridad Humana es una iniciativa positiva”, añade Alejo Vargas, experto en seguridad y violencia.

“Pero la primera parte del gobierno debe estar enfocada en una seguridad integral que incluya la seguridad publica en las regiones, porque si no hay una respuesta contundente del Estado y la sociedad rechazando la violencia contra la policía, vamos a continuar en la lógica común de estos grupos de medir al gobierno a ver cómo reacciona”.

Danilo Rueda y Alvaro Leyva en Cuba
El canciller, Álvaro Leyva, ya ha iniciado pláticas con el ELN en Cuba para reanudar negociaciones de cara a la paz con le guerrilla vigente más grande.

El asesinato de los siete policías puede generar más condiciones para hablar de paz, pero también aumentar el escepticismo hacia Petro dentro de las Fuerzas Armadas.

Desde que anunció al ministro de Defensa —Iván Velásquez, un jurista experto en derechos humanos que denunció durante años los crímenes de militares—, Petro ha convertido su agenda de paz en la prioridad número uno. La semana pasada presentó un amplio proyecto legislativo para sustentarla. Incluso el acercamiento al gobierno de Venezuela, donde se refugian algunas guerrillas, puede verse como parte de esa estrategia.

Estas son, entonces, cuatro medidas de Petro en Seguridad y Defensa inéditas en la historia reciente de este país en guerra que han sacudido al sector castrense.

Todos los presidentes colombianos suelen hacer un reacomodo de las estructuras jerárquicas en las Fuerzas Armadas apenas llegan al poder. Ninguna, sin embargo, fue tan grande y simbólica como la de Petro.

En menos de un mes, al menos 70 generales y coroneles del Ejército y de la Policía —más de la mitad— han sido removidos de sus cargos. Algunos porque están acusados de delitos; otros, sin explicación. Los anuncios se han dado a cuentagotas, sin mecanismos formales. Hubo un grupo que fue informado de su despido en la medianoche. Otro cuyo nombramiento fue luego suspendido.

La preocupación de los expertos es la improvisación y que se saltaron mecanismos formales, tradicionales y académicos que solían dar la pauta para remociones y nombramientos.

En su remplazo, Petro ha puesto coroneles y brigadieres que apoyaron el proceso de paz con la guerrilla de las FARC firmado en 2016, que no están acusados de delitos y que al menos en apariencia no responden a ninguna de las cuestionadas estructuras de poder que han manejado las Fuerzas Armadas por décadas. Medios locales también han reportado que el interés de Petro es ascender más mujeres a la culpa.

El resultado es que, en este momento, la Policía Nacional, una entidad que Petro quiere sacar del Ministerio de Defensa, tiene solo ocho generales para liderar casi 200.000 miembros.

“Sacar hasta 70 generales y coroneles, aunque muchos de ellos no sean culpables (de crímenes) o estén investigados, y además haber colocado a dos miembros de su vieja guerrilla en instituciones clave (inteligencia y protección de víctimas), lleva un mensaje muy fuerte a los militares y complejiza lo que viene”, dice Marulanda, en referencia a los nombramientos de dos exintegrantes del M19, la guerrilla a la perteneció Petro en los años 70.

Tras el ataque a la policía del viernes, Petro anunció que unos 2.000 efectivos, casi un cuarto del total, serán reubicados en lugares menos violentos del país…………

Foto: NYT

Vía: BBC

 

¿Qué opinas al respecto?

Entrada siguiente

Vuelve a prisión el activista tunero Yerly Luis Velázquez

mar Sep 6 , 2022
El régimen puso de nuevo tras las rejas a Yerly Luis Velázquez Morales, y le abrió un proceso de investigación penal bajo un cargo de desacato, a solo dos semanas […]
blank

A %d blogueros les gusta esto: