Los incidentes en los gasoductos Nord Stream presagian un refuerzo de la vigilancia submarina

Para Éric Chaperon, consejero de defensa naval en el fabricante francés Thales, “la verdadera revolución son los drones”, que reducen la exposición humana pero también “aportan capacidades a los adversarios, lo que obliga a desarrollar capacidades de protección”.

“En el futuro próximo asistiremos a combates dron contra dron, o enjambre contra enjambre. Esto alterará profundamente las doctrinas navales, porque un dron de 5.000 euros puede provocar millones en daños a un buque de guerra”, explica este experto a la AFP.

Este asunto y la cuestión general de la defensa de los fondos marinos son objeto de análisis en varias mesas redondas y exhibiciones en el salón internacional Euronaval, dedicado al sector de defensa naval, que se inaugura el martes en París.=, publica RFI.

Por ejemplo, Thales promocionará su sistema completamente dronizado y autónomo de neutralización de minas submarinas, el MMCM, actualmente en fase de evaluación operativa en las Marinas francesa y británica.

También presentará su última gama de balizas acústicas, la Sonoflash, o su sonar remolcado Captas-4, escogido recientemente por la Marina estadounidense para sus operaciones de lucha antisubmarina.

En 2018, en la última edición física del salón Euronaval, “era sobre todo la temática ciber la que destacaba, pero el tema nuevo y llamativo del momento es la cuestión de las grandes profundidades y solo estamos en el comienzo”, dijo a la AFP Hugues d’Argentré, director de Euronaval.

La cuestión ganó más interés después del descubrimiento a finales de septiembre de cuatro escapes en los dos gasoductos Nord Stream que conectan Rusia y Alemania, provocados según las primeras investigaciones por explosiones submarinas y un probable sabotaje.

Desde entonces, varios países anunciaron querer reforzar la vigilancia de sus infraestructuras estratégicas submarinas con nuevas tecnologías desarrolladas los últimos años.

La vulnerabilidad de estas infraestructuras “ha devuelto la guerra submarina al centro de atención”, pero “la modernización de la guerra en la superficie y submarina nunca ha parado”, afirmó a la AFP Brigham McCown, investigador en Hudson Institute.

La investigación se centra entre otros aspectos en la mejora de las capacidades submarinas a gran profundidad o en la detección acústica de actividades.

“Las Marinas intentan constantemente poner al día sus capacidades para detectar e identificar todo lo que se encuentra en el agua, tanto mediante técnicas activas o pasivas”, dice McCown, quien destaca la importancia de los drones en este campo.

Entre los proyectos más emblemáticos en desarrollo figura el dron submarino autónomo Orca XLUUV, creado por Boeing para el ejército estadounidense, cuyas aplicaciones podrían ir desde patrullaje marino a misiones de reconocimiento, pasando por la guerra electrónica o la lucha contra los navíos en superficie.

De su parte, China estudia una “gran muralla” submarina, un vasto dispositivo de sensores y drones submarinos para proteger sus instalaciones en el mar.

Francia se dotó a mediados de febrero con una estrategia militar para vigilar los grandes fondos marinos, con el objetivo de llegar a 6.000 metros bajo la superficie hacia 2025 con un robot con cordón umbilical y un dron submarino. Actualmente solo llega a 3.000 metros……….

Foto: @StoicSkeptical.j

Vía: RFI

¿Qué opinas al respecto?

Entrada siguiente

Régimen reconoce castigo a los manifestantes y a los padres de los niños que salen a protestar

sáb Oct 15 , 2022
La Fiscalía General de la República de Cuba reconoció el viernes que se han abierto procesos penales a los cubanos que están participando en la nueva ola de protestas populares, […]
blank

A %d blogueros les gusta esto: