A los hoteles no les gusta meterse en la política. Están acostumbrados a aceptar negocios sin preguntar y a sintonizar los televisores de sus lobbys con canales no políticos. También están acostumbrados a trabajar con el gobierno, ya sea para alojar a víctimas de inundaciones, contratistas de defensa o conferencias, […]