Lorenzo Pérez, de 80 años, es otra víctima de la mala calidad de la salud pública cubana. El anciano no puede conseguir gasas o algodón para cubrir una colostomía que le hicieron hace 6 años debido a un cáncer de colón por el que casi pierde la vida. Tampoco consigue […]

SiteLock