Ramón Arboláez aún tiene la esperanza de sobrevivir al agresivo cáncer oral que padece y para el cual, según la evaluación del hospital Jackson Memorial en Miami, existe tratamiento en Estados Unidos; una posibilidad que las autoridades mexicanas le niegan, por falta de recursos en el sistema de salud pública de ese país.